«La carne la vemos solo en televisión», la realidad de Yanett Cassiany

Flash
Loading...


Yanett Cassiany
cumple 54 años este 18 de junio. Es su mes, pero fue ella misma quien dio el regalo. Nos obsequió un respiro ante la cruda realidad que vivimos dentro y fuera de Venezuela. Decidimos conocer de cerca qué hay detrás del bochinche. Nos adentramos en la parte alta de Los Magallanes de Catia, en Caracas, para conocer cómo sobreviven Yanett y su familia.

En una casa construida hace 19 años aproximadamente, el techo de zing ya no es suficiente. Con una lámina sobre otra, sobre otra, y sobre otra, han intentado arreglarlo. Pero la temporada de lluvia enciende las alarmas. Cuando empieza el chaparrón, las goteras saludan. Con un “perolito” por aquí y otro por allá se resuelve.

Yo me pregunto cómo puede tener tanta energía una persona que pocas veces consume proteína. Y por supuesto, me refiero a la señora del mercado de Chacao. “La carne la vemos solo en televisión”, me dijo. Ya no compran ni sardina, porque no les alcanza. Tampoco tienen aceite para cocinarla. Con arroz, berenjena y ensaladas resuelven sus comidas. A veces lentejas. A veces caraota. Pero hace mucho que el pollo, la carne y el pescado son los grandes ausentes en sus platos. ¿Te imaginas comer a diario solo arroz con ensalada? Así es la crisis en Venezuela.

Loading...

¿Día del Padre? ¿Cumpleaños? Atrás quedaron las celebraciones. En los días que antes eran de parrilla y cerveza, ahora no puede ni comunicarse con su hijo. Además de que no tiene teléfono inteligente, a esa altura ya no hay señal.

Abel, a quien por cariño le dicen paputo, emigró hace casi un año a Perú. Su madre y sus hermanas quedaron a cargo de los niños. “Mándale saludos a mi mamá. Dile que me cuide a mis muchachos”, le dice Abel a una de sus hermanas. Les toca conformarse con hablar cada 15 o 20 días, o simplemente mandar y recibir saludos a través de otra persona.  Algunos no lo entienden, pero emigrar no es más fácil que quedarse en Venezuela.

15 minutos en carro nos tardamos de la parada hasta la casa de Yanett. Para ella no es tan fácil. La ausencia de los carritos por puesto la obliga a subir a pie. Orgullosa me aseguró que como camina rápido, solo le toma 30 minutos. Es decir, diariamente camina mínimo una hora. En subidas y bajadas que parecen una montaña rusa.

A pesar de todas las adversidades, sin importar las dificultades, nunca le falta la sonrisa. No ahorra esfuerzos para hacer reír a los demás. Basta conocerla para alegrarse el día.

The post «La carne la vemos solo en televisión», la realidad de Yanett Cassiany appeared first on Caraota Digital.

Loading...