Reunión en Suecia busca fortalecer proceso de negociación en Oslo, según analistas

Flash

Una reunión se llevó a cabo esta semana en Estocolmo para hablar sobre la crisis política en Venezuela. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia confirmó el encuentro que se produjo entre “actores internacionales clave”, según el breve comunicado publicado este viernes 14 de junio.

Esta iniciativa se suma a los esfuerzos de la comunidad internacional que busca, con las gestiones del Grupo de Lima, el Grupo Internacional de Contacto y del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, una solución pacífica.

Suecia confirma una reunión con “actores internacionales” sobre crisis en Venezuela

El especialista en derecho internacional Mariano de Alba explica que el proceso de Estocolmo se diferencia al de Oslo (Noruega) “porque las conversaciones no son entre actores venezolanos sino entre actores internacional para tratar de fortalecer el proceso de negociación que protagoniza Noruega”.

“Es una iniciativa relevante que hay que observar, pero la solución a la crisis pasa por las iniciativas y resultados que promuevan y consigan los venezolanos”, afirma.

Para el abogado, el papel de Suecia no tiene un significado especial: “Simplemente está fungiendo como anfitrión en una reunión de actores diversos preocupados por la situación en Venezuela. No se puede descartar que la próxima reunión sea en un lugar distinto o bajo la organización de otro país. Este tipo de conversaciones diplomáticas son privadas y no se conocen a detalle hasta tanto no haya resultados concretos que anunciar”.

El éxito de la negociación “depende del punto de vista desde el cual se observe”, sostiene el abogado. “Para el régimen de facto (de Nicolás Maduro) la negociación es un éxito porque puede rebajar la presión internacional y la tensión interna, sembrar una expectativa y a partir de allí hacer una serie de concesiones que le permitan tratar de dar la imagen de un actor razonable y con voluntad de resolver. Para la oposición es mucho más difícil porque el éxito de la negociación sería definir el cese de la usurpación y el régimen de facto no está en una situación tan delicada como para estar dispuesto a negociar eso”, advierte.

Señala que, aunque Maduro no tiene respaldo popular y cada vez tiene menos recursos para seguir controlando el país “todavía son suficientes para mantenerse en el poder” por las alianzas que aún mantiene con Rusia, Turquía “y las actividades ilícitas como contrabando, narcotráfico, etc”.

“En los primeros meses de este año enfrentó una situación muy delicada con el nuevo auge de manifestaciones en el país y la presión internacional, pero ha logrado que esa presión disminuya poco a poco jugando al desgaste, agrega.

Un factor de la oposición pide al líder opositor “cerrar” el proceso en Oslo porque afirman que la única opción real sobre la mesa es la fuerza. Sobre esta afirmación, el analista responde: “La opción de fuerza no depende de Guaidó sino del Gobierno estadounidense, quien sigue sin estar dispuesto a considerarla por los riesgos que conlleva en la antesala de la elección presidencial de 2020 y el rechazo que esa alternativa genera en los países de Latinoamérica y Europa. Así que Guaidó recurre a la negociación tratando de buscar una herramienta adicional para avanzar en un contexto muy adverso”.

De Alba opina que la forma “más expedita y concreta” para lograr el cese de la usurpación sigue siendo el quiebre militar, “aunque luego del 30 de abril las posibilidades de un escenario de esa naturaleza han disminuido”, expone.

El internacionalista y doctor en ciencias sociales Luis Daniel Álvarez coincide en que la reunión en Suecia busca fortalecer la salida negociada.

“La salida tiene que ser pacífica  y negociada. Cada vez se ven más coincidencias entre el Grupo de Contacto y el Grupo de Lima en ese sentido. En Venezuela debe empezar a quitarse el carácter peyorativo que se le ha querido dar a las expresiones negociación y diálogo. Todos los conflictos ameritan un diálogo”, afirma.

Para que la negociación concluya con un acuerdo serio, el politólogo explica que debe haber compromiso y sinceridad para el abordaje de los temas. “No se trata de un diálogo en Miraflores con una campanita para ganar tiempo. La Asamblea Nacional tiene unos criterios que pueden servir de base para un acuerdo porque son plenamente constitucionales: el canal humanitario, la renovación del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral y la liberación de los presos políticos”, recuerda.

Las delegaciones que negocian deben ser discretas, subraya Álvarez.

“Cada vez son menos los que están pidiendo acciones de fuerza porque estos son mecanismos inviables y dolorosos, es llenar a la gente de expectativas que no pueden alcanzarse. Es una decisión que no depende ni de Guaidó ni de la Asamblea Nacional sino de cada uno de los países aliados”, expresa.

Aclara que el artículo 187, numeral 11, de la Constitución “es para autorizar misiones militares diplomáticas, cursos de intercambio, logística, pero no es para que vengan tropas a Venezuela con otros fines”.

“Suecia es un país que tiene una estructura, como la mayoría de los países escandinavos, muy sólida en cuanto a su institucionalidad y conoce la realidad latinoamericana. Es un país confiable”, concluye.

Lea también:

Geoff Ramsey: No hay un riesgo real de una intervención militar de EEUU en Venezuela #ConLaLuz

Foto: panorama.com.ve

La entrada Reunión en Suecia busca fortalecer proceso de negociación en Oslo, según analistas se publicó primero en Efecto Cocuyo.